Historia

Ferretería Julià abrió sus puertas en 1999. Con anterioridad en el local había ferretería lampistería Casas, un establecimiento con 35 años de antigüedad.

Francesc Julià, su propietario, aportó dinamismo y voluntad de servicio generando valor añadido a los productos, lo que le permitió ganarse la confianza de los vecinos del barrio así como de las empresas no solo de la zona de Nou Barris sino de toda Barcelona y en la actualidad Ferretería Julià da servicio a nivel nacional con la venta on-line.

La experiencia de sus integrantes como ferreteros, así como una amplia trayectoria como lampista, hace que los profesionales se identifiquen y confíen en profesionales conocedores de la problemática diaria de los instaladores.

El asesoramiento experto a profesionales y usuarios finales hacen de Ferretería Julià un punto de encuentro sectorial y del hogar.

En Ferretería Julià tenemos claro que la atención personal es un valor añadido que permite reafirmar el papel del comercio.

Ferreteria Julià en prensa

Transcripción del artículo:

Una ferretería que ha sabido consolidarse en el barrio de les Roquetes (Barcelona)

Cuando Francesc Julià abrió su ferretería en 1999 tenía 20 años. Antes, en el mismo local, estaba la “Ferretería Casas”, un establecimiento con 35 años de antiguedad. En sus inicios, Francesc tuvo que ganarse la confianza de los vecinos del barrio. Lo que muchos no sabían, es que, pese a su juventud, antes ya había trabajado en otra ferretería y que también estubo trabajando durante mucho tiempo de lampista con su cuñado.

En Ferretería Julià encontramos material eléctico, pinturas, menaje del hogar,… pero sobretodo consejos expertos. En un establecimiento de este tipo, a menudo los clientes necesitan la solución a un problema antes que un artículo concreto, y por eso es importante saber qué se vende y qué es lo más adecuado en cada caso. Francesc tiene claro que la atención personal es un valor añadido que permite consolidar el papel del pequeño comercio.